Please wait while JT SlideShow is loading images...
Abierta la Inscripción Cursos 2011Abierta la Inscripción Cursos 2011Abierta la Inscripción Cursos 2011Abierta la Inscripción Cursos 2011Abierta la Inscripción Cursos 2011Abierta la Inscripción Cursos 2011Abierta la Inscripción Cursos 2011
Miércoles, 22 de Junio de 2011 15:31

Los Roles y el Psicodrama

por  Nelida Sakalik

Por Sofía Castaño

 Un rol es una unidad de conducta en la que se entrecruzan aspectos sociales y culturales, pero también privados y familiares. A veces pensamos en el rol como la función o punto de vista fijo que encarnamos para después relacionarnos con los demás. Sin embargo, esa idea oculta aspectos importantes de los roles. En primer lugar, un rol puede tener muchas funciones distintas. Por ejemplo, el rol de maestro puede tener funciones pedagógicas pero también afectivas. En segundo lugar, un rol nunca es por sí mismo, sino siempre en relación a otro u otros roles, es decir que no hay un rol “anterior” a una relación.
 Hoy mencionaremos algunas características de los roles, cada una de las cuales será ampliada en próximas publicaciones.

Los diferentes roles de una persona

 Dependiendo del contexto o de sus objetivos, cada persona adopta diferentes roles. Es importante señalar que los roles que pueda adoptar no dependen de sus capacidades sino lo contrario: a partir del desarrollo de diversos roles se produce un enriquecimiento de la persona. Cada uno de nuestros roles están desarrollados en diferente medida y además de relacionan entre sí, por estar atravesados por la misma cultura y por la misma historia personal.
 Cada situación, cada contexto o cada grupo de personas con quienes interactuamos, requiere de nosotros una respuesta desde un rol específico. Muchas veces, al estar uno de nuestros roles hiperdesarrollado, otros roles quedan relegados en su crecimiento. Esto puede producir sufrimiento o simplemente una reacción a ciertas situaciones desde un rol equivocado. El Psicodrama permite ensayar, en un ámbito de contención, roles olvidados o incluso otras formas de los roles ya conocidos.

La forma de los roles

Si pensamos en los roles de padres, docentes, colegas, veremos que hay muchas variantes dentro de un mismo rol social o familiar. Los cambios se dan a lo largo del tiempo pero también de una cultura a otra e incluso de una persona a otra. Sin embargo existen roles que se han cristalizado hasta convertirse en estereotipos, y como consecuencia confundimos esa forma de rol con el rol mismo: “si un padre no se comporta de esta manera, entonces no es un padre”. Si bien en general las situaciones nuevas no pueden resolverse con respuestas estereotipadas, renunciar a esos estereotipos puede significar para muchas personas renunciar a un rol, a una parte de su identidad. El Psicodrama permite ahondar en la diferencia entre la forma del rol y el rol mismo, cuáles son las funciones que, para cada uno, debe cumplir ese rol y cómo puede cumplirlas en cada contexto.

Los roles en relación

 Si bien es una forma de funcionamiento, el concepto de rol siempre implica una relación con otro y con un contexto, siempre es vincular. La relación con el otro es a través de roles complementarios, como ser madre-hijo, amigo-amigo, jefe-empleado. Esto tiene diversas consecuencias. Por un lado, las formas de los roles que adoptamos modifican, a veces sin que nos demos cuenta, los roles de quienes nos rodean. Por otro lado, involuntariamente podemos variar nuestro rol frente a determinados contextos o personas. El Psicodrama nos permite observar las dinámicas y afectos en juego en el encuentro entre roles, y las alternativas a las que cada uno de nosotros puede recurrir.